Unas horas en las nubes

Domingo 21 de julio de 2019 | 09:00hs.
Un día me animé y partí hacia ese viaje que había planeado tanto. Siempre me imaginé en el tren a las nubes, tal vez desde aquel día que escuché por primera vez la canción de Soledad Pastorutti que hacía referencia a este hermoso paisaje. 
Es imposible describir lo que- se siente viajar a tanta altura. Es algo maravilloso. 
En marzo compré el pasaje para mi hijo y para mi. El traslado fue excelente y el servicio muy bueno. Desde el centro de salta hasta San antonio de los cobres donde sale el tren hay alrededor de tres horas de viaje, con paradas técnicas para desayunar en campo quijano, tastil y demás. En cada parada se pueden realizar compras y  disfrutar de maravillosos paisajes.
La experiencia es super buena, pero debo avisar que se trata de  un recorrido lento, donde se va viendo paisajes que a lo mejor ya se vieron, por eso ese recorrido no es apto para ansiosos. 
Al final nos encontramos con el viaducto la polvorilla, que está bien al precipicio y donde se hacen las famosas fotos postales, allí también se pueden comprar artesanías y lo bello es que se iza la bandera.  Se puede elegir un lugar para comer, puede ser el restaurante que esta en el mercado de artesanías.
Para regresar se vuelve a Tastil como parada técnica para ir al baño. Aquí hay baños que se pagan y otros públicos. 
Los 4.100 metros de altura son notorios, hay que ser conscientes de ese pequeño detalle para tener en cuenta a la hora de viajar hasta las nubes, a mi me dolió un poco la cabeza, pero eso no opacó la belleza de mi querida Argentina. 

Selva Dos Santos
Profesora en Ciencias Políticas

HISTORIAS DE VIAJES

Si querés contar la experiencia de uno de tus viajes, envianos tu historia en 1.500 caracteres a comerciales@elterritorio.com.ar


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina