Un paraíso llamado Colombia

Domingo 23 de junio de 2019 | 05:00hs.
La llegada será a Bogotá desde Asunción. Desde esta hermosa ciudad del país vecino se abordan los vuelos a un precio aproximado de 186 dólares por pasajero, para viajar en los primeros días del mes de agosto. 
En el Aeropuerto El Dorado empieza el primer contacto con el país y se encuentra uno de los platos más importantes de esta región: el ajiaco, típico de la zona andina del país y alimento insignia de la región. 
Se encuentra en casi todos los lugares de la ciudad y dependiendo de donde se lo pida, puede variar en tamaño y en acompañamientos. Sus principales ingredientes, autóctonos de la región, son: variedad de papas, pollo, maíz y arracacha.
Pero habrá más adelante mucho que probar y admirar. Ahora lo importante es conseguir un alojamiento donde dejar los bolsos y poder descansar unas horas de tan largo viaje. 
Lo ideal es empezar a conocer Bogotá por los lugares más turísticos. Para ello no hay que moverse mucho ya que casi todos los lugares interesantes están en el centro, como por ejemplo el Museo del Oro y desde allí, darse una vuelta por el barrio La Candelaria. Este barrio abarca gran parte del centro histórico de Bogotá, por lo que es una visita prácticamente obligada. 
Para obtener una panorámica completa de la ciudad es imprescindible subir hasta el Cerro Monserrate, uno de los cerros tutelares más importantes de la capital y también, uno de los más visitados. Se puede subir a pie o usar el teleférico o el funicular.
Para aquellos a los que les guste participar de charlas o eventos culturales, les será de muy buen gusto una visita al Jardín Botánico, el Planetario y el Parque Museo El Chicó.
El Jardín Botánico es un espacio que tiene más de 20 hectáreas que tiene ambientes como la rosaleda, la cascada, la maloca, el bosque andino, el herbal y la colección de plantas exóticas.
El planetario cuenta con cinco salas y 35 experiencias audiovisuales e interactivas relacionadas con la astronomía y la observación del cielo y el Parque Museo del Chicó es una típica hacienda de la sabana o casa colonial del siglo XVIII. 
Antes de emprender otro largo viaje hacia Antioquia y la hermosa Cartagena es necesario cerrar la estadía en Bogotá visitando uno o varios de los parques temáticos y de diversiones que tiene la ciudad, como por ejemplo  el Parque Maloka, Mundo Aventura y el parque Salitre Mágico. 

Parada Previa
Antes de llegar a Cartagena es interesante detenerse en Antioquia, uno de los 32 departamentos que forman la República de Colombia. En este bello destino hay pueblos Patrimonio de Colombia como Jardín, Santa Fe de Antioquia y Jericó, pero también está Guatapé y su famosa piedra desde donde se puede tener una gran vista. Medellín no se queda atrás, ya que fue nombrada por CNN Travel como la ciudad más ‘cool’ de Latinoamérica. El clima, la gente y la gastronomía son otras de las cosas que enamoran de este departamento. 
En todo este recorrido no se puede dejar de probar la gastronomía colombiana. Un alimento infaltable es la Chuleta Valluna, plato del Valle del Cauca. Su ingrediente principal es el cerdo, que se deja sazonado y se cubre con una mezcla de harina, huevo y miga de pan. Se acompaña con papas y ensalada.
También hay que probar la sobrebarriga santandereana, plato típico del oriente colombiano. Se prepara al horno y el ingrediente principal es el estómago de la vaca. Se acompaña de papa y mandioca (yuca en Colombia).
Siguiendo por el caribe colombiano, el plato obligado es el pargo frito. Este es un pescado típico de la región y generalmente se acompaña con arroz con coco y patacones. 
El arroz con coco es una comida típica también de la región caribe que se prepara con fruta de la región.
Es imposible dejar de  degustar lo que ofrece Colombia, así como seguir el viaje hasta sus hermosas playas. 

Cerca del mar
Uno de los destinos más importantes de Colombia es  Cartagena de Indias. Es un maravillosos lugar para cualquier clase de vacaciones y en la ciudad se puede encontrar fácilmente hoteles para todos los presupuestos y muy buenos restaurantes.
Precisamente por ser una de las ciudades turísticas más importantes, las opciones son muchas con respecto al alojamiento son muchas. Desde hoteles cinco estrellas hasta hosteles pequeños pero muy buenos. Los lugares más recomendados son los barrios Getsemaní y Bocagrande.
La histórica ciudad combina cultura, playas caribeñas y una importante vida nocturna. 
Es un hermoso lugar que se puede recorrer en bicicleta o simplemente caminando para deleitarse de su arquitectura y disfrutar de su cálido clima de 30° promedio.
Es una muy buena opción para pasar año nuevo, incluso algunos viajeros opinan que es mucho mejor que Río de Janeiro en esa época. 
El nuevo año se recibe con una fiesta multitudinaria frente a la Plaza del Reloj, en el ingreso al casco  antiguo, pero donde se ven muchas familias y grupos de amigos. Hay en el lugar mucha tranquilidad y seguridad.  Se puede pedir una mesa y un menú, llevar comida o comprarla en los carritos. Lo mismo con la bebida. La decoración para las fiestas es imponente, incluso hay plazas cubiertas íntegramente con luces. 
Getsemaní,un barrio de moda que gira en torno a la plaza de la Trinidad, también es una gran opción en las noches. Con sus bares y carritos, tiene una vida nocturna muy distinta y al aire libre. 
Allí está el Café Havana, un club nocturno donde se baila salsa. Es sin dudas uno de los puntos más típicos de la ciudad. 
En Bazurto Social Club también hay clases de distintos ritmos caribeños y recitales de artistas locales. Por otro lado, la Chiva Rumbera, un colectivo con músicos y bebida que recorre la ciudad a la noche y termina en un boliche, es un plan de lo más divertido. 
Para los que desean recorrer la ciudad, una buena opción es el free tour, que se inicia en la plaza central -donde se hacen los festejos de año nuevo- y recorre el centro histórico custodiado por la muralla. Hay que buscar paraguas blancos, llevar agua y ropa cómoda. La colaboración se abona al final del recorrido, los mismos guías sugieren un monto. El Castillo de San Felipe de Barajas es un sitio donde no hay que dejar de ir, como así también recorrer el barrio Getsemaní. 
Con respecto al transporte y la movilización en la ciudad, es muy conveniente tomar un taxis, ya que son muy baratos, y como todo en la ciudad, siempre hay que regatear. Hay pocas líneas de colectivos, pero solamente es cuestión de preguntar para conseguir uno que lleve al destino que se elija. 

Playa y sol 
En cuanto a las playas, muchos suelen compararlas con paraísos visuales. Y, por supuesto, son una opción para refrescarse y relajarse en cualquier momento del día. 
Hay varias islas que reciben a turistas y la única forma de llegar es contratando un tour. No son baratos y hay que hacer un viaje en barco de una hora. Lo bueno es que duran poco tiempo y salen a las 8, lo que sí es que hay que volver a las 15, por causa de  la marea. Estos tours incluyen el almuerzo y una bebida. 
Las Islas del Rosario, un archipiélago de 28 islas, es un destino casi inevitable. Se rodean con aguas cristalinas y con corales abundantes de colores sorprendentes. 
Su atractivo son sus playas de arena blanca, agua cristalina que brinda un ambiente tranquilo en medio del mar con paisajes coralinos, llenos de color que fascinan a cualquiera.
Pero si de islas se trata, la isla Barú es el mismísimo paraíso y se puede llegar por tierra o en barco -un consejo, si se contrata desde allí el paseo a las Islas del Rosario el precio es mucho más barato- . 
Los alojamientos allí están, literalmente, frente al mar celeste. Ir por un día es poco y quedarse una semana es mucho, lo ideal son dos o tres noches porque escasea la luz y el agua, es todo racionado porque no hay conexiones.
La isla Barú es considerada por los turistas la mejor playa de Cartagena. Se trata de una playa blanca que despierta sentimientos encontrados en sus visitantes, la aman o la odian. A pesar de las quejas de los viajeros por el acoso de los vendedores locales, el increíble color del mar y su hermosa playa sigue siendo un excelente lugar para descansar.
 Una recomendación muy útil también es caminar hacia el final de la playa, entre mas se camine, menos personas y vendedores y más playa con mar se va a encontrar. Si se va a pasar solo el día es recomendable que sea entre semana así se evitan las multitudes.
En la isla hay que contratar sí o sí el tour del plancton luminoso, una experiencia natural que se encuentra en muy pocas partes del mundo. Quienes pudieron realizarlo dicen que es una experiencia inolvidable. 
Otro espectacular archipiélago es el que está ubicado a dos horas de navegación desde Cartagena de Indias, hogar de diez islas de ensueño que hacen parte del Parque Nacional Natural Corales del Rosario, una reserva de ecosistemas marinos con extensas áreas coralinas y exuberantes bosques de manglares.
Se trata de Archipiélago de San Bernardo (Bolívar y está conformado por diez islas: Boquerón, Palma, Panda, Mangle, Ceycén, Cabruna, Tintipán, Maravilla, Múcura y el islote artificial de Santa Cruz, se extienden playas idílicas de arenas blancas y aguas turquesas, muchas de ellas con restaurantes junto a la playa y opciones de hospedaje. 
Si se visita las playas de Tintipán, se contará con zonas privilegiadas para realizar snorkeling entre arrecifes coralinos.
Antes de emprender el regreso, hay que visitar el Parque Tayrona, un lugar cargado de naturaleza y playas increíbles.
Se encuentra en el departamento del Magdalena a 34 kilómetros de Santa Marta, sobre las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta.
Es habitado por los pueblos indígenas wiwas, arhuacos, kankuamos y koguis, y es un lugar sagrado para ellos que se debe respetar a toda costa.
 Aunque se puede recorrer el Parque Tayrona por cuenta propia y adentro encontrar caminatas ecológicas, playas paradisíacas y lugares para practicar snorkeling, buceo y avistamiento de flora y de fauna, también es muy útil reservar una excursión. 
Tayrona tiene tres entradas, cada una llega a distintas playas, pero determinar cuál es la mejor entrada, depende de cada viajero. 

Para agendar

De Posadas
Llegar a las más bellas playas de Colombia puede realizarse desde Asunción con vuelos con sólo una parada.

U$S 2.039

Propone Batia Turismo por un crucero por el Caribe Sur, Curaçao, Bonaire y Aruba y Cartagena de Indias y su ciudad amurallada.

U$S 20

Estadía por cinco noches en Casa Igua, en la Candelaria, centro histórico de Bogotá.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina