Se graduó vía Zoom la primera abogada mbya guaraní en la provincia

Sábado 30 de mayo de 2020 | 16:00hs.
Dennis Prieto

Por Dennis Prietoredaccion@territoriodigital.com

Con tan solo 23 años sentó precedente en la provincia por ser la primera mujer de una comunidad Mbya guaraní en acceder a un título de grado. En instancias como la actual, donde todo se modifica, Evelyn Jordana Duarte Martinelli fue una “graduada virtual”. Aunque la cartulina es bien concreta: obtuvo el título de abogada.  

Criada en la comunidad Tekoa Tamandua – Verá Guazú, ubicada en el municipio de 25 de mayo, Jordana aprendió y compartió la cultura junto a su familia. Desde muy pequeña tenía un sueño: seguir el legado de su abuelo el cacique Dionisio Duarte y formarse profesionalmente para en un futuro ser útil en la tierra que la vio crecer. 

 Jornada tiene otros cinco hermanos, la mayoría de ellos se desempeñan actualmente dentro de la comunidad, en la que viven alrededor de 30 familias. 

“Mi abuelo fue  uno de los pioneros en la lucha por los derechos indígenas en la provincia, criada en ese ámbito, viéndolo a él, buscando siempre la igualdad y el acceso de las comunidades indígenas a la salud, la educación, beneficios de documentación y demás,  contribuyó un montón a que tomara ciertas decisiones y que deseara continuar lo que el inició en su momento”, comentó la joven en diálogo con El Territorio.  

Como en su comunidad no había escuela secundaria, Jordana y sus padres decidieron trasladarse a  Aristóbulo del Valle. Allí estudió  en la Escuela Normal de la localidad, y con 17 años se radicó en la ciudad de Posadas para formarse en la Universidad Católica de Santa Fe, donde estudió la carrera de abogacía durante cinco años, finalizando la cursada en diciembre del año pasado.  

 “Tuve la seguridad desde el primer momento, obviamente a lo largo de la carrera  fue muy difícil, tuve varios altibajos, pero sabía que era la abogacía lo que quiero ejercer, tenía en claro que era mi meta a alcanzar”, sostuvo.  

Graduada por teleconferencia 
Cinco años de cursada, una carrera exigente, solo faltaban días para coronar ese recorrido con el título universitario, sin embargo la cuarentena por la pandemia del coronavirus lo frenó.  

Afortunadamente  para Jordana - y varios de sus compañeros que estaban en situación de recibirse-  la facultad abrió una mesa especial. Y la joven no desaprovechó la oportunidad y accedió anoche al título después de realizar la última materia – Derecho Internacional Privado-  de manera online ante un jurado de dos profesores, todos conectados vía la plataforma Zoom. 

“Casi siempre queda por último esta materia porque es una de las más difíciles de toda la carrera y la que tiene mayor correlatividad, además está la carga emocional de poder recibirme con profesores con lo que me había gustado cursar, eso contribuyó a que deje esta materia para el final”, manifestó la flamante profesional.  

El 29 de mayo a las 13, Jordana se sentó frente a una notebook en su vivienda en Aristóbulo y aguardó hasta cerca de las 19 su turno para comenzar su exposición que duró cerca de una hora. “Muy bueno el examen, nos gustó mucho”, fue la devolución de sus profesores y la joven no pudo contener la emoción y rompió en llanto. Su meta estaba alcanzada.  

“Fue un momento especial, distinto, gran parte de mi familia no pudo estar, desde la comunidad me mandaban fotos, audios, pero si pude compartir con mis padres y mi hermana. La alegría del momento fue única, muy emocionante”, dijo. 

Sus padres Germino Duarte y Josefa Martinelli, con orgullo afirman que “el sueño de Dionisio era tener una nieta o nieto abogado, que vele por los derechos de los pueblos originarios. Lamentamos que no haya vivido para ver cumplir esa meta”. 

Compañera fiel 
Jordana recordó durante la entrevista a Janet,  quien fue su compañera inseparable durante estos cinco años de formación. “Iniciamos la carrera, rendimos todas las materias juntas y anoche nos recibimos”, contó.  

Y admitió: “Fue difícil estudiar durante la cuarentena,  que nos imposibilitó juntarnos a estudiar, porque ella es de Andresito. Estábamos acostumbradas a prepararnos juntas y queríamos hacer lo mismo con la última materia, por suerte eso no lo pudo impedir la pandemia ya que a través de videollamada de WhatsApp estudiamos dos meses y medio, y ayer pudimos recibirnos”.  

Por ahora Jordana disfruta de su título en su vivienda con sus padres. Cuando termine el aislamiento social oligatorio tiene decidido iniciar una maestría en derecho antropológico, y posteriormente – cuando cuente con los medios suficientes- emigrará a Buenos Aires o Santa Fe para hacer la especialización en Derecho Indígena.  

La joven abogada continúa siendo embajadora en la Fiesta Nacional de la Madera, luego de haber sido electa reina nacional en 2018, título que le dio pie a ser reconocida y compartir sus anhelos para con la comunidad mbya. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina