Se abstuvo de declarar el hombre que casi asesinó a una joven en su casa

Viernes 10 de abril de 2020 | 05:00hs.
 Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeley fojacero@elterritorio.com.ar

Luis Alberto C. (56), el hombre detenido desde el último domingo tras casi asesinar a una joven dentro de su casa, se abstuvo de declarar ayer ante la Justicia y continuará privado de su libertad.
Tal como estaba previsto, el sujeto fue trasladado ayer a la mañana hasta la sede del Juzgado de Instrucción Siete de Posadas, donde debía comparecer en audiencia de declaración indagatoria ante el magistrado Marcelo Cardozo, en carácter de subrogante.
En esa instancia, el detenido iba a tener la posibilidad de brindar su versión de los hechos o abstenerse de declarar, tal como lo ampara su derecho y sin que su silencio le signifique presunción culpabilidad de alguna.
En este contexto, según pudo averiguar El Territorio, el hombre optó por guardar silencio y se abstuvo de declarar, tras lo cual fue notificado del hecho que se le acusa y las pruebas que hasta el momento se registran en su contra.
Preliminarmente, el caso fue caratulado como homicidio calificado en grado de tentativa, aunque todo el expediente continuará bajo análisis de las autoridades y eso podría modificarse conforme la continuidad de la pesquisa.
En la misma audiencia el hombre designó abogado defensor particular y luego fue trasladado nuevamente a una celda policial, donde continuará privado de su libertad.

El ataque
El hecho por el cual Luis Alberto C. (56) se encuentra detenido fue descubierto el último domingo, cerca de las 20, cuando una mujer llamó a la Policía para alertar que había dos jóvenes pidiendo ayuda en plena vía pública.
De inmediato, los efectivos de la comisaría Tercera acudieron a la zona indicada y en esa instancia pudieron establecer que todo había ocurrido en el interior de una vivienda ubicada sobre la avenida Blas Parera al 2.700, donde el dueño de casa había agredido a cuchillazos a una muchacha de apenas 20 años.
Los uniformados encontraron a la víctima y la trasladaron de inmediato al hospital Madariaga, donde quedó internada con algunos cortes en cercanías del mentón y el cuello que afortunadamente no pusieron su vida en riesgo.
Mientras tanto, otra comisión irrumpió en la vivienda donde habría ocurrido el hecho y los pesquisas intervinientes encontraron manchas de sangre en la escena, además de incautar dos cuchillos. Ante el cúmulo de indicios en contra del hombre, procedieron a su inmediata detención.
Un día después, la víctima fue entrevistada por la Policía desde su habitación en el hospital y allí brindó un pormenorizado relato del ataque padecido.

El testimonio
La chica aseguró que conoció al ahora detenido en noviembre del año pasado en un bar pool de la avenida Uruguay y desde ahí entabló con él una relación que ella calificó como de “amistad”, vínculo que se profundizó en marzo cuando el hombre le ofreció que vaya a vivir a su casa porque ella se había quedado sin lugar donde vivir.
Ante semejante situación de vulnerabilidad, la joven accedió y días después del ofrecimiento se mudó junto al hombre, pero los episodios de violencia no tardaron en hacerse presente. Insultos, empujones y golpes se tornaron en una constante durante esos días de convivencia.
La situación llegó al límite y la joven relató que el 31 de marzo decidió irse de la vivienda y un día después fue a buscar todas sus pertenencias, instancia en la cual el sujeto intentó recomponer la relación y evitar el alejamiento, pero no lo logró.
Finalmente, todo se agravó aún más el último domingo, cuando la joven volvió a lugar para buscar una tarjeta Sube que se había olvidado y ahí quedó presa de una traumática y violenta situación que casi le cuesta la vida.
De acuerdo a lo que se pudo reconstruir, esa noche la muchacha llegó al lugar minutos antes de las 20 y el hombre se encontraba en el lugar junto a otros dos amigos compartiendo bebidas alcohólicas, pero al llegar la joven cambió rotundamente de actitud.
La muchacha añadió que el hombre comenzó a insultar a todos, a tal punto que uno de sus amigos decidió retirarse del domicilio y el máximo nivel de tensión llegó minutos después, cuando el sospechoso advirtió que la joven estaba a punto de irse nuevamente.
En esa instancia, el ahora detenido avanzó hasta el comedor y tomó dos cuchillos tipo carnicero, con los cuales comenzó a perseguir tanto a la muchacha como al otro joven que estaban en el inmueble.
“No te vas a ir a ningún lado” y “te voy a cortar el cuello”, fueron las amenazas que la víctima recordó haber oído de parte del violento.
Después de ello, el hombre empezó con sus agresiones. El joven se cubrió detrás de una puerta que da al balcón y la muchacha lo hizo lo propio detrás de la puerta de la cocina e incluso en sus manos resultó con algunas lesiones por cubrirse de los embates armados del violento.
Después de ello, ambos jóvenes aprovecharon un mínimo descuido del sujeto y lograron escapar de la vivienda, instancia en la cual se encontraron con una mujer que alertó a la Policía y los puso a salvo.
A partir de ahora, el proceso continuará con el sospechoso tras las rejas y mientras tanto los pesquisas aguardan los resultados de una serie de pericias realizadas a los dos cuchillos incautados, entre otras medidas pendientes.
Los peritos intervinientes además recolectaron las muestras de sangre halladas en la escena y la dejarán bajo resguardo, las cuales en el futuro también servirán como material probatorio en la continuidad del expediente.


Claves del caso

Hecho. El hecho se registró el domingo en una casa sobre avenida Blas Parera al 2.700. La joven convivió unos días con el sujeto porque se había quedado sin lugar donde vivir.

Crudo testimonio. Desde el hospital, la joven relató que esa noche el hombre tomó dos cuchillos y la amenazó: “No te vas a ir a ningún lado” y “Te voy a cortar el cuello”.

Pruebas. En la escena del hecho los investigadores incautaron dos cuchillos tipo carnicero y también hallaron manchas de sangre en varios puntos del inmueble.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina