Presunta mala praxis: Rabán, médica ya condenada, fue quien atendió a Yohana

Miércoles 9 de octubre de 2019 | 12:05hs.
La última marcha por el caso de Yohana Carvallo fue multitudinaria
El caso de Yohana Carvallo embarazada de ocho meses de 28 años, quien esperaba con ansiedad la llegada de su cuarto hijo pero que fallecieron producto de una presunta mala praxis sigue conmocionando a la localidad de Montecarlo. 

Es que el nombre de la profesional que atendió a la joven es conocido ya que se trata de la doctora María Gabriela Rabán, sobre quien ya pesa una condena de un año de prisión en suspenso y cinco años de inhabilitación para ejercer la medicina, tanto en el ámbito público como en el privado.

Paola Carvallo, hermana de Yohana, dialogó con el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva y comentó cómo continúa la investigación, "nos estuvimos acercando a la Comisaría pidiendo las declaraciones y los resultados de la autopsia aunque nos dijeron que necesitábamos un abogado y recién ahí la jueza nos comunicó que tendríamos una audiencia para conocerlos".

"Nosotros continuamos pidiendo justicia, ayer hicimos una marcha y hoy estamos en la espera del ministro de Salud, la doctora y distintos médicos pero estamos en la duda si vendrían o no, si bien ya nos informaron que la doctora ya fue separada de su cargo", acentuó.

Además angustiada remarcó que es constante la falta de respuestas por parte de las autoridades de Salud Pública, "no nos dieron ninguna respuesta a nuestros interrogantes porque no sabemos porqué no actuaron a tiempo y lo que nos dijeron es que por cuestiones de tiempo a veces se les complica atender todos los casos". 

"Queremos que nos dén una solución porque es responsabilidad de la directora del hospital tomar a una doctora que ya tenía antecedentes pero nos dijo que al tomarla la licencia estaba habilitada. Además dijeron que la profesional, Graciela Rabán, pidió alegar la condena por lo que todavía no se hizo efectiva", sostuvo.

Paola dijo que las marchas van a seguir hasta obtener respuestas, "no solamente por lo de mi hermana sino también por la atención en el hospital que está en constante decadencia", finalizó. 

Muerte, denuncia y condena
La doctora María Gabriela Rabán está condenada por tener responsabilidad en la muerte de un recién nacido en el hospital de Jardín América, en un hecho registrado en 2012.

El fallo se ajustó plenamente con lo solicitado el 10 de mayo por el fiscal Jorge Fernández, quien en su alegato había considerado que Rabán era responsable en la muerte del bebé que iba a llamarse Juan Pedro Ayala y había pedido las mismas penas que ahora el tribunal dictaminó.

La denuncia que disparó el caso fue radicada a fines de septiembre de 2012 por Ramona Cóceres, madre del pequeño fallecido.

A partir de ahí, comenzó un largo periplo de la familia damnificada para lograr el avance de la investigación que, en su momento, se topó con un aparato judicial local que funcionaba con severas fallas como consecuencia del polémico accionar del posteriormente cuestionado y denunciado juez Éctor Acosta.

Tal como informó este matutino, Rabán, que en paralelo a su desempeño en el nosocomio jardinense es médica policial, había llegado a la instancia de debate como única imputada.

Durante el proceso se defendió de las acusaciones explicando al detalle el procedimiento al que sometió a la denunciante Cóceres, quien en la noche del viernes 28 de septiembre de 2012 fue atendida con dolores abdominales debido a un embarazo a término, según se desprende de la investigación que se realizó judicialmente.

En su defensa, Rabán también habría responsabilizado al sistema sanitario por el fallecimiento del bebé haciendo referencia a que todas las vidas estarían en riesgo, describiendo en ese contexto una serie de falencias y carencias con las que se encontrarían los trabajadores de salud para atender a los pacientes.

En lo que respecta a la secuencia denunciada por Cóceres, cuando ella llegó con contracciones al nosocomio fue atendida inicialmente por el doctor Ballena, a cargo de la guardia.

Cuando éste culminó su tarea le pasó sus pacientes a la doctora Rabán, que debía hacer seguimiento, pero al amanecer del día siguiente Cóceres refirió fuertes dolores abdominales como consecuencia de la medicación que recibió, que habría provocado expulsión de líquido amniótico y se cree que en ese contexto se produjo la muerte del recién nacido.

Esta hipótesis quedó expuesta porque el ex magistrado Acosta nunca ordenó hacer la autopsia para saber con rigor científico la causa de muerte, por lo que el expediente se sustanció en base de testimonios y pericias médicas hechas sobre el cuerpo de la denunciante, quien entre lágrimas declaró en las primeras jornadas del juicio y contó el periplo que atravesó en ese duro momento. 

Notas relacionadas:

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina