Policía santafesino: bomba le explotó en operativo y hora vive solo en una chacra misionera

Sábado 18 de enero de 2020 | 20:02hs.
Héctor en su casa de General Urquiza. | Foto: Policía de Misiones
Hay que conocer bien los caminos de la jurisdicción de Hipólito Yrigoyen para poder llegar a los distintos secretos que esconden Colonia Polana, Colonia Gisela y la colonia El Francés, en la localidad de General Urquiza.
Solo así, sin equivocarse en los caminos de tierra colorada se llega a una pequeña vivienda de material en donde vive Héctor Oscar Vázquez, de 73 años de edad, un jubilado especial que disfruta, a pesar de todo, de las bondades de la chacra misionera, tierra lejana a su santa fe natal.

La historia de Héctor se hizo conocida en el marco de un nuevo Operativo lntegral de Seguridad y Presencia Policial en zonas rurales. Uno de esos grupos conformados por  efectivos de la División Guardia Infantería, se encontraron con la pequeña casa en donde el jubilado pasa las horas sentado en la galería, ya que padece de problemas en sus piernas y se moviliza en una silla de ruedas.
Para sorpresa de los policías de Infantería, el hombre de 73 años los recibió emocionado, al borde de las lágrimas. Conociendo su historia, todos entendieron a Vázquez.

Es que el hombre en silla de ruedas relató haber sido parte de la Policía de la provincia de Santa Fe, retirándose como suboficial principal y haber pertenecido al Cuerpo Comando Policial TOE "Tropa de Operaciones Especiales". Así, entre lágrimas, contó sus vivencias y anécdotas realizadas con sus camaradas, hermanos de sangre azul a quienes recordó de la mejor manera ya que muchos de ellos no tienen la misma suerte de contarlas como él.

Una bomba, una marca...
La profesión a Héctor le permitió formar una familia,  quienes residen en la Santa Fe, pero la carrera también le quitó su sentido auditivo por completo del lado izquierdo en un procedimiento de verificación de un auto abandonado en una de las calles santafesinas.
Es que en ese procedimiento explotó una bomba que había sido colocada debajo del capó del vehículo. La explosión mató a uno de sus compañeros, el que tenía la función de explosivista (quien tenía que levantar el capó y así accionó el dispositivo) y la onda expansiva lo alcanzó sobre el costado izquierdo de su oreja.

Con 73 años, viviendo en una chacra rodeada del monte misionero, dice estar lleno de energías a pesar de encontrase en una silla de rueda, y lejos de su familia.
Oscar habló sobre la rápida evolución a las nuevas tecnologías y de las responsabilidades de las policías para dar seguridad a la gente. Se siente tranquilo, en su soledad, tras tanta locura en las calles santefesinas.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina