Policía repelió una agresión con tiros al aire y fue sancionado

Miércoles 8 de abril de 2020 | 07:00hs.
Varios vecinos se acercaron a brindar su testimonio a la dependencia.
Por Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

Un grupo de vecinos de la localidad de Mártires se congregó ayer frente a la comisaría local para respaldar al personal policial denunciado por presunto abuso de autoridad en el marco de un operativo que derivó en incidentes y disparos al aire por parte de un uniformado. 
Los hechos que se investigan se registraron el domingo por la noche en el casco urbano del citado municipio, situado sobre la ruta Provincial 103, entre Santa Ana y Oberá.
Sobre el caso, desde la Unidad Regional II explicaron que esa noche la comisaría de Mártires fue alertada sobre una serie de incidentes protagonizados por un grupo de sujetos mayores y menores.
En el lugar los efectivos fueron agredidos con palos, piedras y machetes, lo que derivó en lesiones de diversa consideración. 
En ese contexto, al verse desbordado y en situación de riesgo para su integridad física y la de su compañero, un suboficial efectuó dos disparos al aire con la intención de repeler el ataque que estaban sufriendo.  
Siguiendo la versión oficial de la fuerza, vale mencionar que eran dos los policías y se hallaban en clara inferioridad numérica contra al menos diez agresores. 
“Al ver a su oficial caído y que estaba siendo golpeado en el suelo, el subalterno tomó su arma reglamentaria y efectuó un primer disparo al aire, aunque no alcanzó para disuadir a los vándalos, por lo que tuvo que hacer un segundo disparo al aire”, según precisaron fuentes de la fuerza.  
Por su parte, al otro día la progenitora de uno de los sujetos identificados como autores de los desmanes radicó una denuncia contra los dos policías por presunto abuso de autoridad.

El ataque 
En la víspera, en tanto, varios vecinos de Mártires se presentaron espontáneamente ante la comisaría local para testificar a favor de los uniformados acusados, al tiempo que subrayaron un mayoritario repudio al accionar de los vándalos. 
Al respecto, según averiguó El Territorio, varias personas identificaron a dos hijos del presidente del Concejo Deliberante de Mártires, Hugo Amilcar Cabrera. 
“Los hijos de Cabrera y otros estuvieron todo el día domingo violando la cuarentana y molestando a los vecinos, como es su costumbre, consumiendo alcohol y otras cosas en la vía pública. Y cuando les llamaron la atención empezaron a tirar piedras a las casas de los vecinos. Incluso contra una pareja de ancianos. Cuando llegó la Policía los corrieron con machetes y palos. Fue terrible y hay muchos testigos de eso”, comentó Ester Sosa (43).
En diálogo con este matutino, la vecina precisó que los incidentes se registraron frente al anfiteatro, circunstancia en que la patota atacó a los uniformados.
“Los dos policías andaban a pie y cuando llegaron al anfiteatro fueron atacados por los delincuentes. Eran por lo menos diez y los rodearon con palos, piedras y machetes. Los insultaron y golpearon, y si no hubiera disparado al aire los mataban. Fue de terror. Pero resulta que ahora los policías están sancionados. Es muy injusto”, opinó Sosa.
En tal sentido, desde la Unidad Regional II confirmaron que le retiraron el arma al uniformado que efectuó los disparos, tal como indica el protocolo de la institución, al menos hasta que se determinen las responsabilidades del caso en los ámbitos administrativo y judicial. 
Además, se informó que por los incidentes del domingo fueron identificados dos menores y dos mayores, de los cuales uno fue detenido y el otro se halla prófugo. 

Concejal polémico 
En la víspera, los vecinos subrayaron la supuesta responsabilidad de los hijos del concejal Cabrera, quienes se jactarían de la impunidad que les otorga su padre. 
Tampoco es la primera vez que el apellido del edil cobra notoriedad. Sin ir más lejos, a mediados de marzo fue noticia cuando publicó un desafortunado comentario en Facebook. 
“A mi ni la policia ni nadie me va desir q me qde en mi casa. Ese coronavirus es pura pavada (sic)”, escribió Cabrera. 
La frase contradice todas las recomendaciones y protocolos dispuestos por el gobierno nacional y, para colmo, la expresó un funcionario público que ostenta la máxima representación de uno de los tres poderes del estado comunal. 
Se trata del mismo concejal que a principios del 2017 publicó fotos suyas en las cuales se lo veía acostado y rodeado de billetes de 100 pesos.   
El mismo que ese año permaneció más de una semana encadenado sobre el arco de la entrada a la localidad de Mártires por el descuento en las dietas de los ediles. 
Pero tal vez el hecho más grave que lo tuvo como protagonista se registró en julio del 2011, cuando Cabrera se encadenó en el acceso al Juzgado de Familia de Oberá en reclamo de una medida judicial que le impedía acercarse a sus hijos, aunque entonces él mismo reconoció que golpeó a su pequeña de cinco años con el argumento de que “la Biblia me autoriza a castigar a mis hijos para educarlos”, según declaró en sede policial. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina