Pagan hasta $40 mil para viajar por tratamientos de salud a otra ciudad - El Territorio Misiones

Pagan hasta $40 mil para viajar por tratamientos de salud a otra ciudad

Viernes 14 de agosto de 2020
El 20 de marzo pasado a las 15.30 entró el último colectivo a la Terminal de Ómnibus de Posadas. Desde ese día tampoco hay vuelos que unan Misiones con Buenos Aires o Córdoba, principales ciudades del país. La cuarentena obligatoria con el fin de reducir la movilidad de personas entre un distrito y otro y así evitar la dispersión del coronavirus lo frenó todo. Si bien en un primer momento la medida fue respetada a rajatabla, quienes siguen un tratamiento médico en otra ciudad o provincia buscaron la forma de no perder los turnos y así mejorar su calidad de vida.

Actualmente la ausencia de aviones y colectivos es suplida por taxis y remises. Quienes están en condiciones de hacerlo no dudan en pagar hasta 40 mil pesos por un viaje desde Misiones a la ciudad de Buenos Aires para atenderse en hospitales o clínicas porteñas.

Lo mismo sucede con pacientes que deben dializarse, embarazadas u oncológicos que desde otras localidades arriban a Posadas. En esa línea El Territorio relevó por diversas agencias de taxis y remises de la capital misionera. “Generalmente nos contratan desde el interior de la provincia porque tienen que hacerse un tratamiento de salud. Se los trae un lunes y se los lleva el viernes. Se quedan toda la semana y después se van. Hemos traído a embarazadas para controles o para dar a luz, siempre le preguntamos para qué vienen y con qué síntomas, no hacemos viajes con alguien que pueda tener un síntoma dudoso”, explicaron desde una remisera céntrica al tiempo que señalaron que un viaje entre Posadas y Eldorado puede valer $6.700 con los peajes incluidos.

A su vez afirmaron que no hacen viajes fuera de Misiones y sólo trasladan a los pasajeros hasta el Arco o Centinela y este, generalmente, ya contrató a un vehículo que lo espera fuera del límite provincial. “Hay pedidos para ir al Sur, por ejemplo, pero no vamos porque es un peligro y no queremos exponer a nuestros trabajadores. Desde el primer día estamos trabajando sólo con la gente más joven, menores de 60 años, y que no tengan problemas de base”, destacaron.

Desde otra empresa del barrio El Palomar contaron que tampoco salen de la provincia. “A los pasajeros que van a Buenos Aires los llevamos hasta el límite y ahí toman otro móvil que ya los está esperando. No salimos de Misiones”, dijeron. En tanto sí tienen algunos viajes desde otras localidades a la capital provincial. “Un viaje Posadas-Oberá puede valer unos 5.000 pesos”, reflejaron.

Riesgo asumido
Si bien lo consideran un riesgo, los que sí salen de la provincia afirman que lo hacen para poder obtener una diferencia de dinero ante la fuerte caída de la actividad, que desde el Sindicato de Taxis y Remises estiman que ronda el 80%.

“Desde el primer día de la cuarentena se están realizando estos viajes con todos los protocolos correspondientes”, sostuvo al respecto Sandra Barrios, secretaria general del sindicato que nuclea a los trabajadores del volante.

En diálogo con Acá Te Lo Contamos por Radioactiva 100.7 explicó que en el caso de alguien que hay que llevar desde Misiones hacia a otra provincia, tanto el chofer como el pasajero tienen que tener el certificado nacional de circulación. Al regresar del viaje, el trabajador del volante debe realizarse el hisopado en el puesto Centinela o en el Arco.

Una vez que ingresan desde otra provincia, tanto el pasajero como el taxista deben cumplir los catorce días de aislamiento.

“Cuando solamente van transitando la ruta y no entran dentro de una provincia es todo normal, pero cuando tienen que entrar a un territorio provincial saben que tienen que seguir los protocolos particulares”, afirmó Barrios sobre las distintas realidades con las que se encuentra el taxista en cada provincia.

Según expuso, “había provincias donde no podían ingresar y tenían que dejar al pasajero en la entrada. Otros casos donde tenían que circular dentro de la provincia para continuar viaje y debieron, al llegar, hacer el permiso de circulación en esa provincia, esperar a que le autoricen, y después custodiados con el personal de la fuerza que estaba en el control, continuar viaje”.

Por otra parte enfatizó que “los móviles se preparan con todos los elementos sanitarios correspondientes: alcohol en gel, guantes, barbijos, líquido sanitizante”.

Actualmente Puerto Iguazú es donde más se siente la caída de la actividad. Allí tienen registrados 1.800 móviles y por el parate del turismo los viajes son prácticamente nulos, por eso desde el sindicato los asistieron con bolsas de mercaderías. “No es sólo el chofer, es toda una familia que está sin tener ingresos”, cerró.

Hisopado y aislamiento obligatorio

En su mayoría los remiseros o taxistas que realizaron traslados sanitarios o de repatriación durante la cuarentena son de Iguazú, Montecarlo y Posadas. El Gobierno no puede impedir la salida de los vehículos pero impone ciertas exigencias para el retorno a la provincia, con ello buscan evitar el ingreso del virus.

“Los remiseros que ingresan deben resultar negativos en el testeo que se realiza en el límite con Corrientes y sus pasajeros también. En el caso que alguno de los pasajeros o el conductor resulte positivo todos los que se trasladan en el vehículo son aislados en un lugar que determina el Ministerio de Salud con custodia policial y todos los gastos de alojamiento y comida son abonados por las personas”, explicó a El Territorio Oscar Alarcón, ministro de Salud provincial.

Si los pasajeros y el conductor resultan negativos al hisopado, continúan viaje hacia el destino que declaran al ingresar y allí deben permanecer en aislamiento por catorce días. “Todos son monitoreados por el sistema de salud que constantemente se contacta para identificar una posible aparición de síntomas. Además los efectivos policiales visitan a las personas que ingresan para evitar posibles contagios”, recalcó Alarcón.

Además dijo que “la mayoría de los positivos detectados prefieren volver a Buenos Aires o Entre Ríos, ya que los costos de aislamiento en la provincia resultan elevados”. Sólo en un caso hicieron una excepción, cuando se trató de una persona con discapacidad.

Por otra parte comentó que actualmente Salud Pública se encuentra coordinando la repatriación de un grupo de 50 científicos que se encuentran en Buenos Aires por diferentes motivos y quieren regresar a la provincia. “Cada uno de los integrantes de ese grupo está consciente que debe hacerse cargo de los gastos. Muchos plantean que son misioneros, que tienen derecho a volver, y eso no está mal, pero desde el Gobierno tenemos que cuidar a los misioneros que están haciendo el esfuerzo desde el inicio de la cuarentena, por eso cada uno de los que ingresa debe cumplir con la normativa vigente”, finalizó Alarcón.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina