Marcha de los días: Trabajar en equipo

Domingo 15 de septiembre de 2019 | 05:00hs.
La selección de básquet de Estados Unidos, el equipo de los sueños o el Dream Team, como se lo conoce en el mundo, atraviesa su peor momento, al menos en materia de resultados. Por su historial se esperaba que jugara hoy la final del Mundial de Básquet China 2019, sin embargo terminó compitiendo hasta ubicarse en el séptimo lugar. En cambio, la selección argentina de básquet dio el golpe en el Mundial de China y hoy jugará nada menos que la final ante España. Ahora, si bien todos anhelamos obtener la máxima posición, lo demostrado hasta aquí es aún más importante. Capitaneado por el experimentado Luis Scola, demostró ser un equipo sólido, incansable, trabajador, solidario en la cancha, grande dentro y fuera del perímetro de juego. 
Todo lo previo es muestra de una clara disciplina, dedicación, estrategia que hizo resurgir al básquet argentino y posicionarlo en los primeros lugares. El básquet argentino nunca dejó de reconocer a sus figuras históricas, como Manu Ginóbili, Pepe Sánchez o Andrés Nocioni, pero de la mano del conductor Sergio Hernández y hasta en homenaje a la citada Generación Dorada, se buscaron nuevos valores. El técnico encontró a estos jugadores y los posicionó en la cima.  
Todo esto representa una clara enseñanza y es útil para tener en cuenta en todos los campos de la vida, en especial en la política. En este espacio de poder, muchas veces las mezquindades y soberbia impiden el crecimiento a un equipo o colaboradores, que pese a sus capacidades, a veces terminan siendo opacados. Es lo que pareciera haber sucedido con aquel Dream Team que concibió  el presidente Mauricio Macri al armar su equipo de colaboradores. 
Con el tiempo se sabrá cuáles fueron los motivos que hicieron fallar a este grupo de profesionales, que venían a desterrar la política y que nunca pudieron brillar. No hay uno que haya deslumbrado. Y eso que había muchas  esperanzas depositadas en que llegaban para oxigenar la política, pero terminaron dejando sin aire a un país y a un gobierno, como sucedió con Cambiemos. 
Las mismas expectativas depositaron millones de personas en Macri pensando que buscaba el bronce, al estimarse que tenía suficientes recursos económicos para el resto de sus días, pero tampoco fue así; al menos nunca la prioridad estaba centrada en el pueblo e hizo que la Argentina volviera a la crisis como en la peor época, sin ninguna gloria para contar. 
Los propios números oficiales así lo demuestran. Los pobres en la Argentina actual pierden por goleada ante la inflación. En el último mes, el dólar trepó más de 20%, el riesgo país subió 1200 puntos básicos, los bonos se desplomaron. Los precios subieron un 4% en agosto y en el caso de los alimentos, fue superior, del 4,5%. Esto es producto de aquella nueva devaluación sufrida por el peso hace apenas un mes. 
Como consecuencia, la inflación interanual se situó en el 54,5%, que conlleva una gran de pérdida del poder adquisitivo de todos los argentinos. A su vez, las consultoras privadas estiman que para septiembre, la inflación se ubicaría entre el 4,7% y el 6,5%, lo que representaría el mayor registro mensual del año. 
Como se viene observando no existe algo similar en la región, excepto Venezuela.  Ello hace que la clase media Argentina avance hacia la pobreza y los pobres caigan cada vez más en la indigencia, que es la imposibilidad de acceder regularmente a las comidas diarias. Desde hace rato se viene observando que muchos argentinos apenas tienen para un plato diario. 
Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación, un 4,6% de personas pasan hambre en la Argentina. En otro informe oficial, la Universidad Católica Argentina reveló que durante 2018, un 7,9% de la población sufrió inseguridad alimentaria severa, entendida como la percepción de experiencias de hambre durante los últimos 12 meses por problemas económicos, siendo el mayor valor de la serie de esa institución que comienza en 2010.
Tal situación motivó que organizaciones sindicales y sociales salieran a reclamar durante la semana en todo el país, exigiendo aumentos en los salarios y más dinero para paliar la malnutrición. Hicieron lo propio los maestros, que se concentraron en la Plaza de Mayo bajo la consigna “Con hambre no se puede enseñar ni aprender”. 
El candidato presidencial Alberto Fernández salió a pedir  tranquilidad en las calles, para evitar que sucedan incidentes; por ahora, se levantó la protesta en Buenos Aires, aunque seguiría en los próximos días. La crisis económica de esta manera se traduce en crisis social.

Emergencia alimentaria
Para los que están sin trabajo, la ayuda que consiguen, además de planes, es en los comedores comunitarios, en claro crecimiento en todo el país y una de las razones de haberse aprobado en la Cámara de Diputados de la Nación la emergencia alimentaria, para redireccionar recursos como también resolvió aprobar la emergencia el gobierno de Misiones, a través de la Legislatura provincial.  En el país, el proyecto de emergencia alimentaria requiere ahora la aprobación en el Senado para convertirse en ley.
En tal sentido, en Misiones se resolvió con rapidez, como exige el momento. La Legislatura provincial declaró la emergencia alimentaria provincial por el término de 24 meses, a fin de agilizar recursos e intervenciones desde el Poder Ejecutivo provincial. 
Oscar Alarcón, presidente de la Comisión de Salud y Seguridad Social, afirmó que Misiones había tomado la decisión política a través de Carlos Rovira de avanzar en tal sentido. Pudo saberse que ello se concretó tras un encuentro desarrollado, en forma previa entre el presidente del Partido Agrario y Social y el conductor de la renovación.  Con la herramienta aprobada en la Legislatura se apunta a reforzar la asistencia alimentaria y fomentar acciones de prevención en todos los sectores vulnerables de la sociedad misionera.  
Se detalló que tendrán atención prioritaria niños, niñas y adolescentes, mujeres embarazadas y lactantes, adultos mayores, personas con discapacidad y población que vive en condiciones precarias. 
En el recinto se detalló toda la ayuda que viene brindando Misiones, como también casi el 60 por ciento de los recursos previstos en el Presupuesto del próximo año en salud, educación y desarrollo social. Entre otros datos, se informó que se viene asistiendo con alimentos a más de 25 mil misioneros desde Desarrollo Social, además de hacerse cargo de responsabilidades que son propias del Estado nacional. 
La norma determina el derecho a acceder en todo momento a alimentos que puedan ser utilizados adecuadamente para satisfacer necesidades nutricionales, mantener una vida sana y lograr un desarrollo integral. Mediante la norma se crea, además, un Programa Provincial de Seguridad Alimentaria y Nutricional, destinado a promover el ejercicio del derecho a la alimentación y garantizar los requisitos nutricionales a la población en situación de vulnerabilidad.

La sombra del FMI
A su vez, el organismo internacional que prometía que esta situación de crisis y desesperanza, no volvería a suceder en el país, ahora augura tiempos oscuros para la Argentina. El portavoz del Fondo Monetario Internacional, Gerry Rice, habló de condiciones complejas del mercado e incertidumbre en el país. Cuando Macri recurrió al FMI pidiendo el préstamo, decía que era para dar certidumbre al país y que la situación del 2001 estaba muy lejos de repetirse. A menos de cuatro meses del final de su mandato, los hechos demostraron que ocurrió todo lo contrario.   
En medio del caos económico y ahora social, el gobierno intenta conservar algo de optimismo, como lo demostró al preparar el Presupuesto que sería elevado este lunes para el tratamiento de los legisladores. Anuncia, aunque no dice cómo –como tampoco lo hizo durante todo este tiempo- un futuro control de la inflación que se ubicaría en 34%. Vale recordar que fallaron todas las estimaciones anteriores.

Pesada herencia 
De conseguir en octubre similar respaldo al obtenido en las primarias, Alberto Fernández ganaría las elecciones del 27 de octubre. Eso significa que debería hacerse cargo del costo adicional de la emergencia económica en caso de quedar firme en el Senado, que todo indica también lo aprobaría. 
El candidato del Frente de Todos ya había planteado que el próximo gobierno recibiría una economía destruida y un escenario internacional poco fácil. Respecto al pago al FMI, afirmó que debería negociarse pero que no estaba dispuesto ir contra la gente para pagar esos compromisos, además de prometer luchar contra el hambre que aqueja a la Argentina y que entre sus prioridades, se encuentra la de otorgar aumentos salariales y de las jubilaciones, para recomponer el consumo interno. 

Un pacto social
A su vez, Alberto Fernández se ocupó esta semana de revalorizar la educación y el federalismo en una visita realizada en Tucumán, donde participó de encuentros con empresarios y gremios y del que formó parte de manera activa el gobernador electo Oscar Herrera Ahuad.  En aquella provincia, el candidato presidencial reafirmó en la necesidad de avanzar hacia un pacto social. Traducido en términos deportivos, es necesario trabajar en equipo para salir adelante. 
Esto lo había planteado en primer término Cristina Fernández de Kirchner, en Misiones durante su presentación del libro Sinceramente. En primera fila estuvieron escuchándola,  junto a Oscar Parrilli, Herrera Ahuad, el ex presidente paraguayo Fernando Lugo, el diputado nacional Ricardo Wellbach, el intendente Joaquín Losada, el senador Maurice Closs y la diputada Cristina Brítez, quien además después acompañaría a Cristina Fernández a saludar al público que los acompañó fuera del predio. Entonces, la ex mandataria nacional, planteó la necesidad de volver a ordenar el país. 
Tras aquella presentación, siguieron conociéndose detalles, como de lo sucedido en reuniones concretadas antes de subirse al escenario. De los varios encuentros trascendió que Cristina Fernández le habría asegurado a Herrera Ahuad que todos los temas de política de gobierno se manejen con Alberto, dejando de esta manera en claro que de  resultar electo, el candidato a presidente sería quien gobierne plenamente el país. Es decir, las grandes decisiones quedarían en manos del primer mandatario. 
A su vez, pudo saberse de la consolidación de la relación entre Fernández y Herrera Ahuad, producto además de los contactos cada vez más frecuentes entre la oficina de campaña del candidato presidencial y conducción de la renovación, que permitiría desarrollar proyectos futuros a Misiones. 
Como primer paso, en Tucumán, el candidato presidencial recibió de manos del vicegobernador y dirigente renovador misionero un proyecto de federalización de la industria. Puntualmente, desde Misiones se busca darles impulso a las pymes de inteligencia intensiva. Como resultado,  pudo conocerse, que Alberto Fernández se mostró muy interesado en la iniciativa y prometió todo el apoyo. 
En cuanto al afianzamiento de las relaciones, es una de las razones, de haber incluido al dirigente misionero al círculo de Alberto Fernández, que lo llevó a trasladarse a Estados Unidos junto al gobernador de Tucumán, Juan Manzur. Alberto ya tendió puentes con Europa en su reciente mini gira y ahora pretende con los Estados Unidos 
Por lo tanto, los mandatarios electos de Misiones y Tucumán actuarán de avanzada para la  visita posterior que hará el candidato presidencial. Pudo saberse que Herrera Ahuad y Manzur tienen previstos reuniones y contactos con empresarios e instituciones influyentes en el gobierno estadounidense de Donald Trump y funcionarios del Departamento de Estado. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina