Marcha de los días: Entre aislados y distanciados

Domingo 7 de junio de 2020 | 05:00hs.
Cuando todavía se desconocen los efectos devastadores que está generando y generará en la salud y en la economía la presencia del Covid-19, el mundo planifica cómo convivir por largo tiempo con el virus. Ya está claro que dejará cicatrices duraderas en la economía mundial. Es lo que planteó el Banco Mundial al observar que quedará muy debilitada la inversión, la innovación, el empleo, la educación, el comercio, las cadenas de suministro y el consumo. El Banco Mundial recordó además que tanto los mercados emergentes como las economías en desarrollo ya tenían sistemas débiles y dependían en gran medida del comercio mundial. Llamativamente, otro informe sostiene que la Argentina podría volver a crecer a tasas chinas. Ni la administración nacional fue tan optimista como lo previsto por uno de los referentes de Wall Street, el Banco Barclay’s, que estimó en su último reporte que el Producto Bruto Interno de la Argentina podría crecer nada menos que 9,3% el próximo año y la citada recuperación se daría sobre la caída prevista producto de la pandemia. Es decir que estos cálculos son más optimistas de lo planteado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien estimó una mejora de tan sólo 3%, tras calcular una caída del 6,5% para el 2020 producto de la pandemia. Según reportes económicos, el informe del Barclay’s fue elaborado por el economista Sebastián Vargas, un argentino muy respetado entre sus colegas de Wall Street por haber acertado en sus diagnósticos sobre la economía argentina en los últimos años. Citan medios de Buenos Aires que Vargas fue acaso el único que -el día que Mauricio Macri anunciaba un inédito acuerdo con el FMI en 2018- recomendó vender bonos argentinos al prever que esa ayuda extraordinaria no salvaría al país de la devaluación y el default. Ahora estima que el tejido productivo de la Argentina quedaría a salvo de los efectos de la pandemia. No obstante, puntualizó algunos riesgos, como la extensión de la cuarentena, que podría provocar creciente malestar social y sobre todo podría jugar en contra la masiva emisión monetaria. Lo cierto es que entre tantas perspectivas inciertas, estas proyecciones traen un poco de esperanza de que Argentina tenga una salida en la producción en medio de los fuertes efectos negativos que ya está provocando la pandemia.
Mientras se transita la negociación en busca del acuerdo para que la deuda sea sostenible, la red de agoreros mediáticos que trabaja en consonancia con los intereses de los bonistas no para de operar. Las operaciones son multiplicadas en los medios capitalinos, pero algunos del interior también se suman a la coordinada movida para intentar esmerilar al gobierno argentino. El ministro Guzmán, cuando presentó la oferta, anticipó que se venían tiempos de fuertes operaciones políticas, económicas y mediáticas de grupos interesados para que el gobierno argentino pague por encima de sus posibilidades, la enorme deuda contraída por Cambiemos.

Espías M
Esta semana se conocieron más detalles de cómo habría estado actuando el equipo de espías perteneciente a la administración que comandaba Mauricio Macri. Se comenzaron a filtrar detalles de quiénes encabezaban la tarea dirigida a controlar el movimiento de dirigentes de la oposición, periodistas, movimientos sociales y hasta integrantes de la iglesia. Por tal motivo, más de 10 de los 80 supuestos espiados por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el gobierno de Macri decidieron solicitar ante la justicia ser tenidos por querellantes, para conocer detalles de esta maniobra ilegal. Apuntan contra el ex presidente Macri como el máximo responsable del supuesto espionaje ilegal durante la gestión de Cambiemos. Esta denuncia surgió tras encontrarse que había información de inteligencia realizada en la administración nacional, intentando saber el contenido de los correos electrónicos y otras comunicaciones de numerosos dirigentes. Pero en simultáneo, el gobierno anterior debe sortear la investigación por espionaje ilegal en dos causas más. Una con más avances en el Juzgado Federal de Lomas de Zamora, en la cual se investigan trabajos de inteligencia ilegal contra Cristina y Florencia Kirchner y Horacio Rodríguez Larreta, entre otros opositores y aliados a Macri. Y el viernes pasado la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, realizó una nueva denuncia por presunta inteligencia ilegal contra 500 personas durante el gobierno de Macri.

Separados por el virus
A la Argentina se la puede conocer a través de la división política como una República representativa y federal, dividida en 23 provincias y la ciudad autónoma, Buenos Aires, como capital de la Nación y sede del gobierno federal. También en época turística se la puede dividir en seis zonas, conformadas por Buenos Aires, Córdoba, Cuyo, Litoral, Norte y Patagonia. A su vez, como se sabe, las provincias son autónomas y cada una tiene una ciudad capital donde residen las autoridades provinciales que a su vez se dividen en departamentos o partidos. Lo cierto es que desde que se declaró la pandemia en el país por el Covid-19, también se vienen produciendo cambios en cuanto al abordaje y contención de manera autónoma por parte de los gobernantes. Se notaron los distritos donde se produjeron más inversiones en salud o con más o menos infraestructura. Los que tienen más fortalezas y debilidades. Lo más notable de estas divisiones que vino a imponer el Covid-19 se producirá a partir de mañana, cuando empezarán a entrar en vigencia dos maneras de afrontar al virus en distintas regiones del país. Desde el gobierno nacional conducido por Alberto Fernández, y tras ser asesorados por los especialistas en salud y escuchar a todos los gobernadores, resolvieron en la noche del último jueves dividir el país en dos entre los que permanecerán en Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio y los que ingresarán en la etapa del Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio. El primer grupo mantendrá la cuarentena más dura, que implica que cada ciudadano deberá seguir permaneciendo en su domicilio para cuidarse de la circulación viral. De esta manera los que permanecerán en Aislamiento son los que habitan el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba) compuesta por localidades y barrios de la Ciudad de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires, que concentra alrededor del 30% de la población total, todo Chaco menos el departamento de San Fernando, Gran Córdoba, ciudades de Río Negro y Trelew: Pero el Covid-19 en el país está demostrando que es muy dinámico y como consecuencia de ello seis provincias que estaban muy avanzadas en el proceso de desconfinamiento debieron dar marcha atrás a causa de contagios que aparecieron por alguna imprudencia, nuevos casos que determinaron el Aislamiento de un barrio o de un pueblo entero, e incluso retrocesos en las fases de la cuarentena en una región o un municipio. Es el caso de Trelew, la segunda ciudad más poblada del Chubut. Para otro grupo de provincias y distritos, la Nación propuso el Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio. Esto en primer lugar correspondería a aquellas provincias, departamentos o distritos con sistema de salud adecuado para la demanda sanitaria. Se exige que no tengan transmisión comunitaria del virus, entre otros criterios epidemiológicos. Se entiende que en dicha etapa se apunta a volver a lo que se conoce como la “nueva” normalidad, si bien aún está pendiente el diseño de muchos protocolos, como la posibilidad de permitir el retorno a clases en las escuelas, que está en análisis.
De acuerdo al jefe de Estado, el 90 por ciento de los casos registrados están en el Amba y en 18 provincias no hay circulación comunitaria.
Por eso explicó allí que el aislamiento seguirá hasta el 28 de junio. Esto implica que continuará con el mismo modelo de cuarentena iniciado el pasado 20 de marzo con las aperturas y excepciones reglamentadas oportunamente. Los que ingresen a la etapa de Distanciamiento podrán circular, trabajar y realizar sus actividades siempre y cuando guarden siempre dos metros de distancia con otra persona.

En las provincias

En estos momentos, muchas administraciones provinciales esperan conocer la letra chica del nuevo decreto para avanzar con la adhesión a la nueva medida.
Por ahora, cada provincia continúa avanzando dentro de los controles sanitarios con distintas actividades. Hasta el momento son seis los gobernadores que autorizaron la reapertura de gimnasios, como también lo hizo Misiones. Además en distintas provincias se fueron sumando a las actividades comerciales e industriales otras actividades más. Lo cierto es que como se indicó, la pandemia planteó una división sanitaria que condiciona el regreso de manera íntegra o global de las actividades. Por ahora, de todas formas, hay mucha cautela al respecto y cada provincia analiza a su manera cómo continuar en esta nueva etapa.

En Misiones

Misiones no sólo tiene la particularidad de un clima subtropical sin estación seca, sino que con la presencia del Covid-19 existe otra amenaza más preocupante que se incrementará posiblemente en invierno: los crecientes casos de contagios y muertes por la pandemia en Brasil. Representa un gran freno para las decisiones que pueda realizar la administración provincial. No resulta casual que ello se planteara de forma insistente y reiterada desde el gobierno de Misiones a la administración nacional. Es que en los municipios de Misiones que comparten frontera con Brasil existe una histórica y tradicional convivencia e intercambio de bienes y servicios. Pudo saberse que, a pesar de los controles y restricciones impuestas por las autoridades en los pasos habilitados, hay ciudadanos de uno y otro lado que sortean estos controles para ir o venir de compras, para ir o venir a trabajar por pasos ilegales, poniendo en riesgo la situación sanitaria en estas comunas y en toda la provincia. Por tal razón, desde el gobierno de Misiones se insiste en la responsabilidad que deben ejercer los intendentes y los ciudadanos. Por esta amenaza además se mantiene como hasta ahora la cuarentena en la provincia. Es decir, Misiones sostendrá el esquema de cuarentena que viene llevando a cabo: la liberación progresiva de actividades, sin descuidar el cumplimiento de todos los protocolos ni los controles. Esto significa que se mantendrá dentro del esquema de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (Aspo), pero sin retroceder en las actividades ya en marcha. Por lo tanto, lo que planteó el propio gobernador es que por ahora no habría cambios por el “contexto regional muy complejo”, en referencia a la multiplicación de casos que existen en Brasil.
En medio de la pandemia, Misiones puede decirse que tiene un modelo mixto, entre el aislamiento total y el distanciamiento que ahora se propone. Así queda demostrado al continuar ampliando la apertura de actividades.
Ahora, la responsabilidad ciudadana en el cuidado personal y de terceros será fundamental en esta etapa para intentar contener el avance del Covid-19 en Misiones.

Plan estratégico

Desde la administración provincial se terminó de elaborar un Plan Estratégico para reactivar la economía tras la pandemia. Se pudo saber que incluye obras y programas por unos 40 mil millones de pesos.
Es lo que elevó Oscar Herrera Ahuad al presidente Alberto Fernández, quien había destacado de la provincia la capacidad de mirar hacia adelante en medio de la crisis. Representa además una cuestión que está enmarcada en el concepto de avanzar de manera binaria, es decir atendiendo la salud sin descuidar la economía. Con la apertura de bares y restaurantes esta semana se estima que la base de la economía provincial está en marcha en un 90 por ciento, restando sólo la habilitación de hoteles y micros de mediana y larga distancia. El plan propuesto por Misiones consiste en poner en marcha desde obras como el arreglo a la ampliación de viviendas o núcleos sanitarios, entre otras conexiones domiciliarias.
Más planes de urbanización de barrios, obras públicas, aguas, cloacas, rutas y proyectos vinculados a la salud pública. Pudo saberse además que la propuesta elevada empezó a moverse dentro de diversas áreas de la administración nacional, generando grandes expectativas para dar soluciones a los misioneros.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina