La campaña nacional se concentra en las redes y profundiza la polarización

Martes 16 de julio de 2019 | 06:30hs.
Emmanuel López Del Valle

Por Emmanuel
López Del Valle
politica@elterritorio.com.ar

Los grandes debates y la difusión de las propuestas de campañas ya no pasan únicamente por los medios de comunicación tradicionales. Facebook, Twitter, Instagram y Whatsapp son algunos de los espacios donde la política se introdujo y son los instrumentos mediáticos para promocionar a un determinado candidato.
Volantes, afiches y gigantografías en la vía pública quedaron casi relegados para volcarse hacia las redes sociales, aunque especialistas indican que no son correctamente aprovechados por los políticos y tienen un alto índice de desconfianza que, según la última Encuesta Mundial sobre Seguridad en Internet -realizada a 25.000 personas-, es de un 75 por ciento.
Cuando faltan 26 días para las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (Paso), El Territorio habló con Adriana Amado, doctora en Ciencias Sociales y especialista en medios, y con Sebastián Di Domenica, magister en Periodismo y profesor de Periodismo Digital en la Universidad Nacional de Avellaneda, quienes brindaron un análisis sobre el discurso de campaña pasa por la polarización y destacan que WhatsApp será uno de los grandes protagonistas en las votaciones de agosto y octubre.

Redes cotidianas
“Las redes sociales son espacios de comunicación interpersonal; es decir, de uno a uno y hacia muchos”, afirmó Amado.
Agregó que son los espacios para compartir parte de la cotidianeidad, aunque consideró que la política es una intrusa en las redes.
Por su parte, Di Domenica precisó que en la última década creció exponencialmente el uso de las redes sociales y que la mayoría de los contenidos busca visibilizar la vida de los usuarios.

La política y las redes
La utilización de las redes sociales con fines políticos es reciente y sienta precedentes en Argentina desde la votación presidencial de 2015. Sin embargo, apuntan que no se utilizan como debe ser.
“Hay un uso muy pobre. Sorprende que se anuncien candidaturas por redes sociales, pero eso es una gacetilla de prensa que antes mandaban por fax y ahora envían por Twitter”, precisó Amado.
Agregó que las campañas cometen un grave error, ya que usan las redes como pantallas extendidas.
“La mayor parte de los candidatos usan las redes como si fueran mini televisores donde mandan las gacetillas de prensa, los avisos publicitarios y sus declaraciones”, analizó.
“El uso que se le da a la política en las redes sociales es de mero carácter publicitario. Lo que brindan es masividad, pero carecen de un efecto en los usuarios”, expresó.
Por su parte, Di Domenica destacó la potencialidad que tienen las redes sociales para su utilización en la política, ya que “es el espacio donde está la gente y tanto el periodismo como los políticos tienen que estar allí”.
Contextualizó que hace unos cinco años las redes sociales cobraron importancia en los comicios en varios países, tales como Brasil e India.
“Cada red social tiene su rol clave y específico. Facebook, para tener conexión con la militancia y con potenciales votantes. Twitter, donde los políticos expresan sus ideas. Este año estará fuerte WhatsApp. Son ámbitos donde la ciudadanía está la mayoría de su tiempo”, coincidieron Amado y Di Domenica (ver Redes protagónicas...).
Sin embargo, descartaron la posibilidad que un candidato gane o pierda gracias a las redes sociales.
Al respecto, Di Domenica argumentó: “En esos ámbitos se crean burbujas informativas donde sólo se ve información o posteos que se adecuan a lo que nosotros queremos ver, mediante los algoritmos. Lo que hacen las redes es mostrarnos únicamente lo que coincide con nuestra manera de pensar, pero eso no se trasladaría a una acción concreta que incline a una eventual victoria de un candidato. El momento de la votación es algo más profundo, ya que imperan las propuestas y deseos por un país mejor”.

Mensajería protagonista
WhatsApp se convirtió en el servicio de mensajería gratuita indispensable en la vida diaria y fue uno de los espacios elegidos por la política para la circulación de las propuestas de campañas.
“En los últimos tiempos WhatsApp tuvo una importancia creciente y es un servicio de gran relevancia en el que se comparten ideas, pero es inviable para el uso de la campaña política porque no es esa la característica de la mensajería”, indicó Amado (ver Harán bloqueos...).
En tanto, Di Domenica especificó que será WhatsApp la gran protagonista debido a su generalización y uso masivo, tanto en el país como en el mundo en general. La interacción de una persona con otra y compartir información con varios mediante grupos son algunos de los fundamentos del empleo del servicio de mensajería.
Enfatizó que su utilización también será el epicentro para la circulación de imágenes de los candidatos o de audios con las propuestas por parte de los aspirantes al Sillón de Rivadavia.
“Será el espacio donde se centralizará la disputa para intentar captar el voto y es el foco para difundir los mensajes. Pero resta la posibilidad del contacto directo y de corregir alguna información que sea falta, sobre todo porque WhatsApp también se volvió el espacio de circulación de contenidos falsos”, dijo Di Domenica.

Campaña rara
Las noticias falsas, su circulación y consumo aumentaron en los últimos meses y constituyen un aspecto negativo, indicaron los analistas. Ello generó que varias de las publicaciones sean puestas bajo la lupa y se deslegitime la política, tanto partidaria como a nivel institucional, además de generar un descreimiento sobre las mismas redes sociales, dijeron los especialistas.
“Estas elecciones van a ser raras. Por un lado, con la difusión de contenidos falsos y, por otro, por no tener en cuenta que las redes sociales son los espacios donde se produce la conversación pública”, comentó Amado.
“En un mundo donde las redes sociales están entre sospechas y la política es la institución menos confiable, lo analógico, es decir lo tradicional, cobra mucho valor”, explicó.
En este sentido, detalló que en estos comicios los diarios, la televisión y la radio tendrán un rol protagónico. “Las redes sociales tienen la ventaja de tener un contacto directo, pero no de un compromiso verificable. Es aquí donde lo analógico, los medios de comunicación tradicionales volverán a ser un refugio de la certeza”, reflexionó.

Discursos polarizados
Los comicios se encuentran próximos y los discursos de campaña ya se encuentran en circulación. La principal característica que prepondera es la polarización de los mensajes.
“A esta altura, la campaña recién está tomando forma y hay dos tipos de discursos. Por un lado, el del oficialismo nacional, que dice que lo mejor está por venir, se centraliza en lo que se hizo en estos últimos años y evita mencionar el presente. Desde la oposición se hace hincapié en el presente y de la salida del caos”, detalló Di Domenica.
Sin embargo, consideró que este tipo de discurso carece de ganadores. Agregó que “hay una saturación de peleas, de posiciones encontradas en este contexto de crisis y que la gente espera el consenso o soluciones concretas”.
Advirtió que la grieta, término empleado para referirse a la polarización de ideas, no se trata de una estrategia de comunicación en tiempos electorales y que las primarias y generales de octubre serán un punto de inflexión a nivel de comunicación política.

Los políticos y las redes
Según un relevamiento que realizó la consultora Comstore & Shereablee sobre la cantidad de publicaciones realizadas por los principales precandidatos presidenciales, la red social más utilizada es Twitter, con el 43 por ciento del total. Le siguen Facebook con un 39 por ciento e Instagram, con apenas el 18 por ciento.
Añadió que entre mayo y mayo incrementó en un 145 por ciento la mención de los candidatos, y que el Frente de Todos fue el que más publicaciones hizo.


En cifras

75%

Es el grado de desconfianza en las redes sociales, según la última encuesta mundial sobre Seguridad en Internet, realizada a 25.000 personas.



Redes protagónicas en las últimas elecciones

2015 predominó facebook. En los comicios que dieron por ganador a Mauricio Macri, la mayor campaña y mensajes compartidos se realizó a través de la red social creada por Mark Zuckerberg.

2016 y 2017 acaparado por TWITTER. Fue el espacio elegido por los políticos para difundir las propuestas, tanto en las elecciones en Estados Unidos de 2016 como en las legislativas argentinas de 2017.

2019 con primacía de WHATSAPP. Especialistas indican que esta mensajería privada será la más utilizada para las elecciones argentinas, como lo fue en India y Brasil.



Harán bloqueos ante mensajes masivos

Días atrás se conoció que WhatsApp, la red de mensajería con mayor cantidad de usuarios,enfrentará un gran desafío de cara a los próximos comicios en el país.
Victoria Grand, ejecutiva de Políticas y Comunicaciones, anunció se bloquearán todas las cuentas que manden mensajes masivos. “Whatsapp no es una red social para hacer política”, indicó en una entrevista con La Nación.
Entre los principales objetivos de la medida se busca disminuir la circulación de noticias falsas (fake news).
“Se redujeron los envíos a cinco contactos, sean individuos o grupos, que además se limitan a 250 personas. También se incorporó el reenviado. Estamos abocados para resolver cualquier tipo de elementos que no sean del agrado al usuario”, señaló.
La decisión fue considerada tras las elecciones en Brasil, donde WhatsApp bloqueó más de 400.000 cuentas. El motivo radicó en que el servicio de mensajería constituyó como un canal masivo de difusión político, por un lado, y la circulación de todo tipo de noticias falsas hacia el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad.
“Nuestro objetivo no es ser una red social, sino ofrecer un servicio de mensajería privada”, concluyó Grand.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina