“En Rusia no se ve mucha policía, porque el que piensa se cuida”

Viernes 10 de abril de 2020 | 03:00hs.
“Te recomiendan quedarte en casa pero igual anda el transporte”, señaló.
Daniel Villamea

Por Daniel Villamea interior@elterritorio.com.ar

Andrés Bogdan (44) nació en Buenos Aires, sus padres son obereños y a finales de los 70 emigraron a Rusia en busca de un futuro mejor. Afincado en Moscú, reparte su tiempo entre la consultoría futbolística y la difusión del mate en su Mateinbar (bar de mate).
A través de WhatsApp, una herramienta casi imprescindible en tiempos de pandemia, Bogdan ponderó las acciones del gobierno de Vladimir Putin para atenuar el daño del Covid-19, al punto que hasta ayer se contabilizaba un total de 63 muertos, una cifra mínima considerando que se trata de un país con 144.5 millones de habitantes.
“Rusia cerró muy rápido las fronteras con China y todos los casos son por la gente que vino de afuera. Desde un inicio de la pandemia hubo mucho control en las fronteras, eso que Rusia es grande. El sistema de salud es fuerte y desde la época de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) el ejército tiene recursos para afrontar un ataque químico o bacterial”, detalló.
Aseguró que no hubo desabastecimiento de comida y el Estado subsidió a los jubilados para que no salgan de sus casas.
“La sociedad está unida y hay voluntarios que hacen las compras para los viejitos, si es que no tienen familiares. Según el gobierno no estamos en cuarentena, estamos en autoaislamiento. Te recomienden quedarse en casa; pero funcionan los subtes, los colectivos urbanos y los taxis. Se puede salir con el auto, pero de a uno. No se ve mucha policía, porque el que piensa se cuida”, reflexionó.
Las restricciones incluyen el cierre de restaurantes, salones de belleza y shoppings, al tiempo que se dispararon las compras por internet.

“Esto va a pasar”
Indicó que los medios hacen mucha propaganda sobre prevención y a dónde acudir ante posibles síntomas. “Los noticieros salen cada hora con comentarios de especialistas y se trata de no entrar en pánico”, destacó Bogdan.
Consultado al respecto, mencionó que la comida no aumentó, aunque en los primeros días sí lo hicieron el limón y el jengibre porque “algunos tontos dijeron que eso combate el virus”.
“Pero los productos de canasta básica no suben. Sí las máscaras, que valían centavos, están caras. Pero es porque hay un déficit, como en todo el mundo”, acotó.
Sobre su actividad como consultor de fútbol -asesoría a clubes y representación de jugadores- reconoció que si bien las ligas están paradas, sigue trabajando y conectado.
En tanto, además del Mateinbar, comercializa la yerba mate “Reserva del Che”, producida por familiares de Misiones.
Además tiene un canal en YouTube, donde difunde la historia y cultura del mate.
“En Rusia hay muchos chantas del mercado, por eso en el Mateinbar cualquiera puede tomar un mate bien misionero, sin leyendas de chamanes ni marketing”, aseguró.
También comentó que sigue con atención el desarrollo de la pandemia en Argentina.
Lee las noticias, habla con parientes y amigos. Confesó que le dolió ver filas de jubilados frente a los bancos para cobrar sus haberes, al tiempo que subrayó: “Esto va pasar y creo que cambiarán varias costumbres. También creo que es momento de que los políticos entiendan que están para servir, no para servirse del pueblo”.


Difusor del mate

En diálogo con El Territorio, Andrés Bogdan destacó la figura de Oleg Taktarov, el primer campeón ruso de UFC, a quien considera un gran difusor del mate como infusión.
“Además de luchador es un actor de cine y trabajó en Hollywood. Volvió a vivir a Rusia y empezó tomar mate hace 15 años. Le gusta y sabe preparar el mate, y es un fanático del fútbol y de la selección Argentina. Es un grande”, comentó con admiración, el obereño que adoptó Rusia como su nuevo hogar.
Explicó que la yerba llegó a Rusia desde Europa en el 2000 con “mal marketing, muchos mitos, chamanes y otras mentiras. Yo quise cambiar eso”.
Aclaró que la marca Reserva del Che hace referencia al “che” como interjección popular.
En tanto, mencionó que en Rusia aún persisten prejuicios respecto a la infusión.
“Los presos se drogaban con una preparación de té negro que generaba una enorme concentración de cafeína. Por eso todavía hoy, cuando ven que alguien toma un mate, algunos creen que es droga. Entonces uso mi página y publicaciones para contar sobre la cultura y beneficios reales del mate”, remarcó.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina