El Paraná bajó en el sur de la cuenca y causa serios problemas a la región

Sábado 14 de septiembre de 2019 | 09:35hs.
Los puertos de Entre Ríos y Santa Fe son los más perjudicados. No hay caudal suficiente para la habitual navegación.
La bajada del río Paraná golpea los costos de exportación. Desde hace más de una semana que el caudal de la hidrovía que comparten Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay no tiene el nivel suficiente para la habitual navegación de los grandes barcos cargueros. La Hidrovía Paraná-Paraguay recorre 3.442 kilómetros desde su origen en Puerto Cáceres (Brasil) hasta su desembocadura en Nueva Palmira (Uruguay). Especialista calcularon que el nivel del agua está 80 centímetros por debajo de lo esperado para septiembre, mes clave para la comercialización de granos.

Fuentes del sector revelaron que se acumulan las demoras de los embarques y que hay imponentes navíos aguardando para zarpar, sin posibilidad de transitar las zonas bajas del río. En los puertos el calado es profundo y se puede maniobrar, pero en otros tramos del curso la bajante se siente y los barcos no transitar si están muy cargados. “Los buques salen con menos carga que la prevista y el eso afecta tanto costos como logística”, afirmó un experimentado exportador agropecuario.

La bajante provoca pérdidas millonarias, que todavía no fueron calculadas. El tiempo extra de amarre y las menores cantidades transportadas recargan los costos en dólares del envío de mercaderías a otros países, o incluso, de puerto a puerto local. La Bolsa de Comercio de Rosario y el gremio de los prácticos, que guían a los buques, advirtieron por las dificultades en las operaciones. Ya se estiman pérdidas de entre 30.000 y 50.000 dólares diarios por cada embarcación varada.

Pero también están afectadas las importaciones y el abastecimiento de la zona del Litoral argentino. En Corrientes desplegaron un operativo terrestre de emergencia para distribuir combustibles por la imposibilidad de tránsito de las barcazas petroleras. En el puerto de Santa Fe la altura media del agua ronda los 2,84 metros, mientras que la alerta se ubica en 5,30. El Instituto Nacional del Agua (INA) estimó que esta semana mantendrá oscilante en los 2 metros.

La bajante es pronunciada, pero todavía se mantiene lejos de la marca de 2009, cuando el Paraná bajó a 1,53 metros. Los otros niveles históricos se registraron en 2006, con 1,85 metros, y en el 2001, con 1,60 metros. En septiembre del año pasado la falta de lluvias provocó un descenso del agua hasta 1,86 metros. 

“El panorama es bastante alarmante”

“El panorama es bastante alarmante, se han muerto demasiados peces. Hay como mínimo tres especies muertas. Ya hemos largado casi 3.000 ejemplares. Es una cava que todavía sigue teniendo peces vivos, más allá de la gran cantidad de peces muertos que hay”, contó ayer Daniel Rodríguez, un antiguo pescador de Bajada Grande,en las afueras de Paraná, mientras colaboraba con el rescate de peces.Iván Emanuel, también pescador y empleado municipal, agregó que “a esto lo iniciamos para poder concientizar de lo que podemos hacer juntos. La pesca es linda, pero no es lindo lo que se ve acá. Esto es consecuencia de la bajante. Está muy bajo el río. El sábalo, que es un pescado que tanto nos gusta en esta zona, seestá muriendo en cantidad”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina