Apareció una nueva foto en el Nahuel Huapi y dicen que podría ser el Nahuelito

Domingo 16 de febrero de 2020 | 10:30hs.
El verano del 2019/20 será recordado por la profusión de imágenes que parecen retratar al legendario “Nahuelito”. Una nueva fotografía vuelve a darle fundamentos a quienes creen fervientemente que existe un animal gigantesco y descendiente de los dinosaurios habitando las frías y profundas aguas del lago Nahuel Huapi.

La periodista Melisa Reinhold, oriunda de Villa La Angostura​, captó el martes 11 de febrero con su cámara “algo” que ella asegura es la prueba de que la bestia existe. La cronista y fotógrafa retrató con un lente 18-140 una rara figura en el agua que además, según su relato, golpeó las aguas.

"Ayer me fui a una playa con mi novio, muy alejados de todo. Ya era el atardecer y estábamos solos en la costa. Él, leía; yo, lo molestaba sacándole fotos. Por eso, cuando el ruido del agua al moverse sonó (¿fue una trucha saltar?) instintivamente miramos hacia el lugar”, arranca el relato que la periodista hizo en las redes sociales.

“El lago planchado comenzó a tener un oleaje extraño. Una sola ola entre tanta calma comenzó a alzarse a toda velocidad, con una sombra negra coronando el recorrido. Me emocioné. Como tenía la cámara en mano, logré rápido fotografiar el momento, antes de que el monstruo se asuste con mi lente de gran alcance y vuelva a sumergirse en el Nahuel Huapi”, sigue.

“Con Tobias nos miramos. Sin dar crédito a nuestros ojos le hicimos zoom a la foto. Con píxeles borrosos, típico de los momentos desesperados, vemos la forma de un ojo negro, de un pez con fama de dinosaurio. Fue el Nahuelito, no hay más dudas”, concluye.

La fotógrafa aclara que la “la foto es real” y que utilizó “una cámara réflex de alcance 18-140”.

El 23 de enero pasado un grupo de vecinos captó imágenes de movimiento de olas en las cercanías de la playa Elma, Villa La Angostura y a metros de la orilla de Playa Bonita, Bariloche.

Científicos consultados por Clarín analizaron los videos y concluyeron que el de la villa corresponde a un “tren de olas” y a un efecto que en la física es llamado “Solitón”. Hay numerosos experimentos en laboratorios que demuestran cómo se forma esta “onda” de agua, la que es capaz de mantener su velocidad y forma por largas distancias. En el caso de Bariloche, la conclusión fue que se trataba probablemente de una trucha.

Entre los primeros testimonios registrados acerca de un animal prehistórico en el Nahuel Huapi figura el de George Garret. En 1910 Garret trabajaba para una empresa que operaba en el lago cuando observó una figura que lo impactó.

“Justo cuando estábamos cerca de la orilla rocosa, para mi gran sorpresa, vi un objeto que parecía tener 15 o 20 pies de diámetro (4,5 a 6 metros), que salía quizás 6 pies por encima del agua (casi dos metros). Después de unos quince minutos, el monstruo desapareció. Cuando les mencioné mi experiencia a mis vecinos, ellos dijeron que los indios a menudo hablaban de inmensos animales acuáticos a los que han visto de tanto en tanto”, le contó al Toronto Globe.

En 1922 el superintendente del zoológico de Buenos Aires, José Chiagi, realizó una expedición hacia la Patagonia en búsqueda del ya famoso animal a solicitud de Clemente Onelli. A su vez, Onelli había escuchado sorprendes relatos del buscador de oro Martin Sheffield, un explorador conocido por sus historias impactantes.

Los primeros españoles que llegaron al Nahuel Huapi en 1620 escucharon de parte de los indígenas sobre la existencia de “cueros” en el lago. Un animal capaz alimentarse de seres humanos y que tenía un cuerpo ancho, según relataban.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina