Guerra de encuestadores

Domingo 21 de julio de 2019
Tras casi un año y medio de labor, la Comisión Bicameral del Congreso dio a conocer esta semana el informe final sobre la tragedia del ARA San Juan. Estableció la responsabilidad del ministro de Defensa, Oscar Aguad, y la clara responsabilidad política y administrativa del presidente Mauricio Macri. Sobre el mandatario nacional, concluye el informe que, en su condición de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Macri exhibió un bajo nivel de involucramiento relacionado a la tragedia. 
Además, cuestionaron a Macri, la decisión de sostener en el cargo al ministro Aguad. Se criticó del mismo modo a las autoridades de la Armada, por haber subestimado la gravedad del incidente, cuando se produjo el principio del incendio que llevó a cometer una cadena de errores. El citado incendio se produjo en el tanque de baterías 3 del submarino, que derivó en la implosión del sumergible de la Armada Argentina el 15 de noviembre de 2017. Esta tragedia causó la muerte de sus 44 tripulantes.
Se señaló que la avería que afectó la embarcación al sufrir un principio de incendio tras el ingreso de agua por la válvula E19 fue subestimada por la cadena de comando cuestionando así a la plana mayor de la Armada de entonces y asimismo criticaron la situación general que se registra en la fuerza militar naval.
En la presentación, el presidente de la Comisión Bicameral, el senador peronista de Tierra del Fuego, José Ojeda, resaltó la labor que desarrollaron durante 16 meses, lapso en que celebraron 55 reuniones públicas en las que se tomaron 47 declaraciones testimoniales. El dictamen fue firmado por los doce integrantes de la comisión, pero los legisladores oficialistas lo hicieron en disidencia, en todo lo relacionado con las responsabilidades políticas de las autoridades nacionales. La defensa al Gobierno se limitó a los senadores Esteban Bullrich e Inés Brizuela y los diputados Luis Petri y Guillermo Montenegro.

Algunos detalles
El informe consta de 170 páginas y está disponible en la página digital del Senado de la Nación. Se detalla que el buque debía haber sido sometido a revisiones o reparaciones cada 18 meses, pero al momento de su partida llevaba más de 44 meses sin cumplir con ese requisito indispensable. Se planteó que esa falencia limitaba su operatividad en profundidad. Se menciona que la entrada a reparaciones fue excesivamente postergada. Fueron informadas más de 30 averías de mayor o menor entidad de primer, segundo, tercer o cuarto nivel conforme a la posibilidad de reparación.
El submarino San Juan naufragó mientras cumplía tareas de vigilancia y control del mar en la jornada del 15 de noviembre del 2017 y sus restos fueron hallados a casi 900 metros de profundidad el 27 de noviembre del año pasado, en momentos en que el barco Ocean Infinity estaba concluyendo sus tareas de búsqueda. Representó una de las mayores tragedias mundiales de la historia naval en tiempos de paz y la más grave para la Argentina tras la Guerra de Malvinas. La causa judicial sigue su curso en el juzgado de Caleta Olivia, Chubut, a cargo de Marta Yañez. Prevén consecuencias penales para los altos mandos militares y juicios al Estado por las citadas responsabilidades. Otro de los aspectos que se dejó en claro es la escasa contención de parte de la administración nacional que tuvieron los familiares en medio de esta tragedia.

Otro hecho
Otro hecho trágico con fuerte connotación política fue al cumplirse el 25° aniversario del atentado con coche bomba que el 18 de julio de 1994 destruyó la Amia, la sede de la mutual judía en Buenos Aires. El ataque dejó 85 muertos y ocurrió, solo dos años después que otra bomba contra la embajada de Israel en la Argentina segara la vida de 29 personas. La justicia argentina acusó de ambos atentados a miembros de Hezbolá presuntamente apoyados por el Gobierno de Irán, pero la organización no había sido considerada hasta ahora como grupo terrorista. 
Esta semana, el Gobierno nacional en respuesta al pedido de Estados Unidos e Israel, se sumó a la estrategia de presión internacional contra Teherán. Por tal razón, el partido-milicia chií libanés Hezbollah pasó a ser considerado organización terrorista por la Argentina. Esto implica que quienes pertenezcan a esta organización no podrán operar cuentas en Argentina ni mantener vínculos políticos o económicos con grupos locales. A su vez, se dio otro paso es que la Argentina, junto a Brasil, Paraguay y Estados Unidos, crearon un grupo de coordinación antiterrorista para vigilar la Triple Frontera entre los tres países. Históricamente, fue considerada una zona turbulenta donde se sospecha que la organización libanesa Hezbolá recauda fondos para sus actividades en el continente.

Cruces en el Gobierno
En medio del aniversario del citado atentado, se reavivó una interna dentro del oficialismo, particularmente por el juicio que investigó el encubrimiento. Una vez más, reapareció la diputada Elisa Carrió junto a su par Waldo Wolff y el ex titular de la UFI Amia Mario Cimadevilla y apuntaron contra el ministro de Justicia Germán Garavano por no imputar a los ex fiscales José Barbaccia y Eamon Mullen. Por tal razón, hay un juicio político promovido por Carrió contra Garavano. Hay sospechas que pesan sobre este funcionario macrista en su forma de actuar en la citada investigación. 
No fue el único cruce que se produjo entre funcionarios nacionales. El gobierno lanzó el polémico Servicio Cívico Voluntario, considerado como un elemento de distracción en medio de la campaña, presuntamente para formar valores democráticos a los jóvenes. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que sueña con continuar en el poder en caso de que Mauricio Macri logre la reelección, lanzó el concepto que la Gendarmería es la institución más valorada, muchos más que la educación pública. 
Claramente echaba por tierra a una de las principales instituciones pública como es la escuela. En Cambiemos siguen al pie de la letra el manual de Duran Barba que indica que hay que lanzar temas para dividir a la población y crisparla con el objetivo de llevar agua para su molino y no hablar de los temas importantes que le preocupa a la población como es la economía y la falta de trabajo.

La percepción electoral
Hasta el próximo 3 de agosto habrá guerra de encuestas en el país. Hasta esa fecha la Justicia Electoral permite la difusión de los sondeos. Hay que ver si los equipos de campaña, consultores y medios respetan esta norma. Debe recordarse que estos sondeos son una foto del momento y habrá que esperar para ver la película completa. La única encuesta real será dentro de tres semanas, cuando los argentinos vayamos a las urnas para definir las primarias. 
Desde el cierre de listas, el 22 de junio hasta la fecha, se fueron conociendo alrededor de 16 sondeos. Los últimos, siguen marcando la clara polarización entre la fórmula encabezada por Alberto Fernández y Mauricio Macri. Los estudios de opinión en su gran mayoría son utilizados como una herramienta de campaña, sin el rigor que deberían tener. Existen estudios serios que no salen a la luz y se los guardan los candidatos para maniobrar. De lo publicado hasta ahora si se hace un promedio de al menos 13 mediciones se puede concluir que sin proyectar indecisos el 37,07% sería para Alberto Fernández y Cristina Fernández y 33,99% para Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto. Es además el promedio presentado en el relevamiento de Synopsis, de 3,98 puntos de diferencia a favor de la fórmula Fernández.
En tanto, Gustavo Córdoba & Asociados, le da una brecha de 7,6 puntos a favor de la fórmula Fernández y Fernández a nivel nacional. En cuanto a la provincia de Córdoba, al evaluar la actual situación, este consultor planteó que no suman algunos enfrentamientos mediáticos como los concretados por Alberto Fernández, aunque estima que podría tener un mayor crecimiento con el correr de los días. Sostiene que la fórmula  de los Fernández claramente tendría mejor performance que la que tuvo Scioli en el 2015 y Macri no es el mismo que hace cuatro años.
Otras encuestadoras, como Real Time Data, arranca con un empate técnico junto a Isonomía, que es cercana al Gobierno; esta refleja datos más favorables al oficialismo nacional. En rigor, son las dos que elevan probabilidades a Juntos por el Cambio, porque los demás relevamientos, marcan una ventaja a favor de Alberto y Cristina Fernández. En su mayoría, apuntan a la probabilidad de un balotaje entre estas dos fórmulas tras las generales de octubre. Para evitar volver a una segunda vuelta, quien resulte ganador en primera vuelta debería sacar el 45% de los votos o como opción, el 40% con una diferencia de más del 10% del segundo. Para llegar a esos porcentajes también se estima tendrá gran incidencia el nivel de rechazo que tienen las principales figuras. 
En tanto, para el Gobierno, tendría mucha incidencia la situación económica. Ahora la administración nacional vive un alivio, aunque también deberá tenerse en cuenta todas las heridas provocadas por desaciertos económicos. Aunque la inflación baje, los efectos lo sintieron los ciudadanos hasta los huesos; lo mismo sucedió con la alta suba y después la leve baja el dólar y un mercado cambiario más calmo. Esto había provocado las altas subas de las tarifas eléctricas, que hasta ahora siguen afectando a la economía familiar y la producción, como también el incremento de los precios de los combustibles y los diversos productos de consumo diario. 
En principio, a medida que nos acerquemos al 11 de agosto los encuestadores empezaran a corregir sus pronósticos para intentar salvar su reputación. Algunos no tienen reparos en errar o manipular los datos en favor de quién les pague. Lo cierto es que la moneda está en el aire. Por un lado se ve a la oposición sumando volumen político todos los días, como por ejemplo la visita de Alberto Fernández a la provincia de Córdoba, donde selló un acuerdo con una parte importante del peronismo provincial después de diez años de desencuentros. Y por el otro lado se ve al gobierno maximizando sus herramientas electorales, intentando generar agenda propia en base a ensayos y planificación y festejando las encuestas que trascienden de las consultoras más cercanas.  

En Juntos por el Cambio
Esta semana estando en Misiones Federico Storani, vicepresidente segundo de la Unión Cívica Radical, a partir de una de invitación realizada por la Fundación Ciudadanía Activa, dejó en claro que estuvo y está en contra de que un acuerdo electoral implique solo distribuir espacios de poder y que hace falta discutir políticas públicas fundamentales para el país. Entiende que eso es una materia pendiente por resolver por la administración de Mauricio Macri y quien asuma el poder desde diciembre debería abocarse en ese sentido. 
Storani, estando en la provincia, también acompañó en la campaña política que está desarrollando en Misiones el precandidato a diputado nacional Ricardo Andersen. Este dirigente realizó numerosos encuentros con vecinos en Eldorado, Puerto Piray, Garuhapé y Capioví, y concluyo con una charla concretada en Posadas, por Storani. El precandidato radical cuenta con el respaldo de varios concejales en funciones.
Andersen viene con la idea de incentivar la producción, es decir a fortalecer las chacras, las pymes y cooperativas, todo ello apuntando a la generación de empleo e incentivar la producción.
En tanto, Alfredo Schiavoni, precandidato a diputado nacional por el PRO, que va a Primarias en el frente Juntos por el Cambio, también consideró fundamental y prioritario buscar la manera de generar fuentes de trabajo. Sostuvo que representa una de las principales demandas en este momento, en especial de los jóvenes que terminan estudios y no tienen cabida en el mundo laboral. Las primarias de este espacio se completan con la postulación de Pedro Puerta, que también se encuentra realizando actividades de campaña.

Por resolverse
En los últimos días fueron dos los partidos que presentaron apelaciones a la decisión de la Justicia Federal con competencia electoral de habilitar boletas de los candidatos a presidente que no tengan anexada ninguna boleta de candidatos a diputados nacionales.  La justicia había dado lugar al pedido del Frente Renovador de la Concordia, que va a elecciones con boleta corta y se  había permitido que en las mesas electorales también haya boletas solamente de los candidatos a presidentes para facilitar al elector su decisión.  
Una de las presentaciones, estuvo a cargo del  Frente de Todos, que lleva como primera candidata a diputada nacional a Cristina Brítez. En forma posterior presentó apelación el Frente de Todos y ahora, la Cámara Nacional Electoral deberá expedirse sobre estas peticiones.

Pitana en la cancha
En el Frente Renovador, aprovechando el acto inaugural del nuevo local de la Unión de Docentes de la Provincia de Misiones en Wanda, se presentaron los precandidatos a diputados nacionales. Lo hicieron en un acto encabezado por el vicegobernador y electo gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad. En la ocasión, estuvieron presentes el primer candidato a diputado, el intendente de Alem, Diego Sartori, la ministra de Educación, Ivonne Aquino, el árbitro Néstor Pitana, ubicados en el segundo y tercer lugar de la lista respectivamente.
De esta manera, Pitana, después de un mes de haber aceptado ser candidato por la renovación, salió a la cancha política formalmente. En entrevista a fondo con este matutino, afirmó que está fuera de toda grieta, sostuvo estar identificado con los objetivos trazados por la renovación y que, de ser electo, defenderá con responsabilidad los intereses de los misioneros en el parlamento argentino. Añadió que la camiseta que siempre llevó puesta en el mundo es la de Misiones, por lo que se comprometió a defenderla y promover leyes referidas al deporte y al sector social.  

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina